Indignaos, de Stéphane Hessel

Publicación en el día de nacimiento de Stéphane Hessel

Hoy hace 101 años, nacía Stéphane Hessel.

Propongo detenernos 2 minutos sobre su manifiesto “indignaos”, escrito cuando tenía 93 años.

A una edad que la sociedad tiende a apartar, Stéphane Hessel escribe sobre la dignidad y lanza una llamada a las personas jóvenes para buscar motivos de indignación.

Hace menos de un mes viví en Sevilla un proceso de grupo justamente sobre el tema de la vejez y su acogida en el mundo. En ese proceso, para mí la dignidad fue un concepto que aportó un punto de resolución en el conflicto generacional que trabajábamos al escuchar a la parte anciana pedir respeto por su dignidad. Esto me hizo entender que tenía que aprender lo que es la dignidad, no solo para respetar la de las demás, sino también para construir mi identidad de persona, mi propia dignidad. Y justamente Stéphane Hessel nos ofrece una lectura muy corta y clara acerca de la dignidad.

Cabe aquí tener presente que Stéphane Hessel fue la persona más joven en participar en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada en 1948 (hace solo 70 años). Eso le hace testigo no solo del texto, sino del espíritu que ha animado su redacción, cuando el mundo salia de una barbaridad nazi cuya reproducción se pretendía evitar.

Ese texto nos enseña nuestra responsabilidad como individuos para ser los garantes de la dignidad humana, y no dejar que sea un poder externo o un “dios”, quién decida. Aquí está nuestra responsabilidad y nuestro poder. Es un sentido importante de mi vida, es un aprendizaje de cada día, es un reto que elijo asumir y donde reconozco las dificultades. Asumo también que otras personas pueden señalarme mis abusos.

Recomiendo la lectura de ese texto también porque, cuando sería fácil asociar la indignación con las acciones violentas, Stéphane Hessel consigue enmarcar la violencia y darle un sentido a la vez que resalta la efectividad de las acciones no violentas. Este párrafo es, en ese sentido, para mí oro y fuente de inspiración en mi camino de facilitador :

Es preciso comprender que la violencia da la vuelta a la esperanza. Es preciso preferir la esperanza, la esperanza de la no-violencia. Es el camino que debemos aprender a seguir. A ambos lados, tanto del de los opresores como del lado de los oprimidos, es preciso llegar a una negociación para hacer desaparecer la opresión; es lo que permitirá que no haya más violencia terrorista. Es porque no hay que dejar acumular demasiado odio.”

La esperanza es lo que, en mi experiencia, aparece cuando consigo tanto en un proceso personal, interpersonal o grupal, convertir el sentimiento de culpa en responsabilidad. Cuando tomo consciencia de mi indiferencia sobre un asunto en el que está en juego la dignidad humana, aparece la vergüenza (a veces en forma de culpabilidad) y elijo tomar responsabilidad. Aquí me siento vivo, aquí me siento humano, parte de la humanidad.

Hoy, desde mi espíritu joven, y donde esté usted, Stéphane Hessel, quiero darle las gracias por haberme despertado por su escrito y por haber luchado por mis derechos y los de todas las personas.

Concluyo esa entrada copiando lo ultimo del manifiesto : “CREAR ES RESISTIR. RESISTIR ES CREAR”.

Puedes encontrar el texto en pdf gratuito pinchando aquí.

Aprender a vivir en relación

Ciclo Vivencia.

-Aprender a vivir en relación: El coraje de abrirte a la diferencia-

¿Por qué tantas veces nos da miedo lo diferente? Muchas veces por desconocido. Pero muchísimas otras entramos en la comparación: ¿Qué es mejor? ¿Qué es más verdad? ¿Qué es más valioso? ¿Quién es mejor? Si es lo nuestro, podemos caer en arrogancia, en rechazo del otro. Si el valor lo tiene lo otro, sentimos miedo,inseguridad…

A veces logramos afirmar respeto por lo diferente, pero ¿es real? La prueba de fuego no es lo que decimos: ¿logramos VIVIR y VALORAR la diferencia de los otros? Esa es la prueba. Si no es así, caeremos en la distancia. O en el conflicto. Estamos en un tiempo en que es urgente ir más a allá de este callejón sin salida.

El ciclo se desarrolla en 4 talleres teórico-prácticos a lo largo de 7 horas, cada sábado, usando herramientas de Facilitación grupal donde abordaremos los temas tanto desde una perspectiva individual como grupal.

A continuación os detallamos las fechas y los temas de los distintos talleres:

Sábado, 27 Octubre: El misterio de sentir: LA CLAVE DE LA EMPATIA. (María Molero)

Sábado, 10 Noviembre: RESPONSABILIDAD: Cómo escucharte sin perderte en el otro. (Almudena Romera)

Sábado,24 Noviembre: NO HA VIDA SIN CONFLICTO: Conviértelo en tu aliado. (Almudena Romera)

Sábado 15 Diciembre: El coraje de aprender a dialogar: ABRIRSE A LA DIFERENCIA. (María Molero)

Horario: 10:00 – 14:00 y 16:00 – 19:00 horas.

Lugar: Trobarte / Espai Creatiu (Altea).

 

Ciclo completo: 200 € (Consultar descuentos)

Precio/taller: 60 €

 

 

Contacto Inscripciones:

María Molero: 637 08 87.

Almudena Romera: 635 43 75 77.

Equipo de Transformación personal y grupal (FACILITASANA)

ww.facilitasana.net

Facilitación de grupos y noviolencia

Cada 2 de ocubre, fecha de nacimiento de Gandhi, uno de los mayores líderes espirituales del siglo XX, se celebra el día internacional  de la noviolencia, una buena oportunidad para plantearnos qué lugar ocupa la noviolencia en nuestros grupos.

Si formamos parte de un grupo que busca algún tipo de cambio social, probablemente hayamos realizado protestas pacíficas, manifestaciones, huelgas, presentación de alegaciones, boicoteos, sentadas, bloqueos, ocupaciones de bancos o de edificios públicos, peticiones de firmas, mítines, cartas abiertas, etc. de carácter pacífico. Incluso puede que hayamos ido un poco más lejos y hayamos experimentado algunos de los 198 métodos de acción noviolenta recopilados por Gene Sharp y hayamos realizado campañas de no cooperación y desobediencia civil. Este tipo de acciones constituyen la vertiente pragmática de la noviolencia.

Pero sólo tácticas y estrategias eficaces de lucha no nos van a convertir en un grupo noviolento. La noviolencia tiene otra vertiente, inseparable: la filosófica. Sin una visión de grupo que incluya la vertiente filosófica de la noviolencia, nuestras acciones serán más o menos eficaces, pero no producirán un cambio real en la sociedad.

Incluir la vertiente filosófica en nuestro grupo significa incluir el concepto hinduista de ahimsa, que se puede definir como la ausencia absoluta de intención de dañar. Lo que hizo de Gandhi uno de los personajes más influyentes del siglo XX no fue la invención de tácticas y estrategias noviolentas, ya que muchas de ellas las aprendió estudiando los movimientos antiesclavistas y sufragistas de los siglos XVIII y XIX, sino la integración del concepto hinduista de ahimsa en sus campañas noviolentas (satyagraha).

Si en la visión, misión y acciones diarias de nuestros grupos no está incluido el principio de no dañar de forma absoluta, entonces nuestra organización no se diferencia sustancialmente de una organización criminal o militar. Cualquier organización violenta puede hacer manifestaciones, huelgas, boicoteos o mítines noviolentos si les parece la forma más eficaz de conseguir sus fines. También organizaciones pacíficas pueden utilizar, y de hecho lo hacen, la violencia para transformar la sociedad hacia sus valores y sentirse legitimadas para ello.

Sin embargo, ¿es realista declarar en la visión de nuestra organización el principio de no dañar de forma absoluta? Conducir un coche contamina, comprar un móvil contribuye a la expoliación de países empobrecidos, comer mata a seres vivos, muchos pensamientos son dañinos, … ¿Es posible hacer “algo” sin provocar algún tipo de daño? Evidentemente no. Somos seres humanos, seres vivos que provocamos algún tipo de daño con nuestra mera existencia en este planeta.

Para ilustrar este complicado dilema que estoy planteando me basaré en un ejemplo de acción noviolenta donde una organización pacifista decide organizar una marcha multitudinaria hacia una planta de energía nuclear para exigir su cierre.

Para que esta campaña de protesta fuera noviolenta, al convocar la marcha no se repartirían folletos impresos en papel por no dañar a los árboles, pero tampoco se difundiría por las redes sociales puesto que los móviles contienen el mineral coltán que provoca guerras en países donde se extrae y los ordenadores de las empresas proveedoras de Internet son tan enormes que contribuyen de manera sustancial a las emisiones de CO2. Para la alimentación de la gente, no se compraría la comida en supermercados porque son responsables de la pérdida de negocios locales, controlan los precios en origen y son cómplices de las políticas de las grandes multinacionales. No se bebería agua embotellada por el problema medioambiental de los plásticos desechados ni refrescos por su alto contenido en azúcar. Durante la marcha, no se gritaría ni se saldría la gente del camino marcado, para respetar la naturaleza, los pájaros, las plantas, etc. Una vez en las inmediaciones de la central nuclear, no se buscaría el enfrentamiento con la policía, ni con las y los jefes y trabajadores y ni siquiera se les increparía. Se respetarían todos los muebles e inmuebles, los jardines y parques, los automóviles, etc. Si las autoridades pidieran que se disolviera la marcha, se opondría cierta resistencia, pero para evitar daños, la marcha se disolvería tranquilamente.

Con todos estos condicionantes mucha gente comenzará a dudar de la eficacia de las acciones noviolentas. Algunas personas objetarán contra la decisión de no usar papel aduciendo que es una materia prima renovable. Otras quizás arguyan que por qué no comprar en supermercados si, de todas formas, toda la gente que participa compraría en supermercados su comida ese día. Habrá también quien decida unilateralmente que si la policía le golpea tiene todo el derecho del mundo a devolver el golpe. Y así, de forma contradictoria, todas las personas nos autoadjudicamos la potestad de provocar daños a otras personas o al medio ambiente simplemente porque estamos realizando una acción que evitará “daños mayores”. Todas estas justificaciones, que se podrían sintetizar en el viejo dicho “el fin justifica los medios” son contrarias a la noviolencia que se podría sintetizar en el más moderno dicho “los medios son los fines”.

Podremos tratar de resolver este dilema aferrándonos aún más a la noviolencia, no tanto como sea posible, sino tanto como sea imaginable. Porque lo posible está limitado por los condicionamientos cotidianos y no puede escapar, pero lo imaginable no tiene límites. Para que esta acción fuera absolutamente noviolenta, deberíamos imaginar a decenas de pequeños grupos de personas comprometidas con la noviolencia organizando asambleas facilitadas en cientos de pueblos, debatiendo de forma noviolenta, es decir, utilizando la comunicación noviolenta y la gestión emocional; tomando decisiones por consenso; comunicándose de pueblo en pueblo a través de delegadas; consumiendo los productos que producen sus tierras comprados en moneda social en cooperativas de productoras y consumidoras locales; siguiendo una alimentación vegana; desplazándose a pie o en bicicletas recicladas; cuidando todos los detalles de la marcha para que nadie pase hambre ni frío ni enferme; apelando a la solidaridad de las vecinas y vecinos de los lugares por los que pasen para que les provean de agua y alimentos; caminando en fila, en silencio o meditando u orando; observando la naturaleza y maravillándose de su belleza; llegando a las inmediaciones de la central nuclear tranquilamente y sentándose a una distancia desde la que puedan ser vistos pero que no representen una amenaza para la seguridad de las instalaciones; cantando y bailando para expresar la alegría de formar parte de esta protesta; invitando a las y los trabajadores de la planta nuclear a unirse a su alegría; montando puestos de información sobre las desventajas de la energía nuclear y proponiendo alternativas no dañinas; enviando manifiestos a las autoridades, a la policía, a los y las empresarias explicando claramente el carácter noviolento de la protesta y la determinación de no abandonarla hasta que se cierre la planta; invitando a los medios de comunicación a que apoyen la protesta imponiéndoles condiciones para que no la desvirtúen; generando lazos de unión entre la gente de la protesta, la gente que no protesta y el resto de pueblos del mundo; repartiendo abrazos y flores a la policía cuando intentara desalojar el campamento, …  y si, finalmente, las autoridades decidieran disolver la protesta violentamente, autodisolverse para volver al día siguiente con más gente.

Quizás no seamos capaces aún de realizar protestas de este tipo en nuestros grupos a pesar de que tenemos ejemplos de pueblos que lo han hecho, pero lo que está claro es que ha llegado el momento en que podemos imaginarlas.

Santilín es el editor del blog noviolenta.es.

 

Cartagena – Curso Básico de Facilitación de Procesos Grupales.

CURSO 2018/2019 de Octubre a Junio.

¡¡¡AMPLIADO PLAZO DE DESCUENTO EN LA MATRÍCULA!!! (Ver abajo)

Por primera vez en Cartagena, lanzamos un curso de nivel básico en Facilitación de Procesos Grupales certificado por IIFACE.

La facilitación es una disciplina innovadora cuya finalidad es ayudar a los grupos a volverse más efectivos. Mediante un conjunto de habilidades, técnicas y herramientas, el facilitador/a trabaja para crear las condiciones que permitan el desarrollo satisfactorio de los procesos grupales, tanto en la consecución de sus objetivos y realización de su visión, como en la creación de un clima donde reine la confianza y la comunicación fluida, empática y honesta.

Este curso te ayudará a mejorar los espacios de reunión y toma de decisiones, la creatividad e inteligencia colectiva, la comunicación, la gestión de conflictos, las dinámicas de poder y liderazgo, o la gestión emocional grupal, entre otros muchos aspectos.

Está dirigido a todas las personas que quieren comprender qué pasa cuando las personas se juntan para poner en marcha un proyecto y que quieran adquirir habilidades para mejorar su experiencia y participación. También a personas que lideran o trabajan con grupos de personas: gestores, coordinadores, educadores, formadores, jefes de equipo, responsables de área, cooperativistas, activistas, etc, que quieren mejorar la eficiencia, la participación y el grado de compromiso y colaboración dentro de sus grupos.

Este curso está certificado por IIFACE y forma parte de su programa formativo. El mismo consta de 3 niveles: básico, medio y avanzado, a cuya finalización se obtiene el título de Facilitador de Grupos.

¡¡¡Disponemos de 25 plazas!!!

Si te inscribes antes del 20 de octubre obtendrás una reducción de    50 € en la matrícula.

Toda la información la tienes aquí:

CARTEL     GUÍA DEL ESTUDIANTE    FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

¿PODRÍAS COMPARTIRLO EN TUS REDES? GRACIAS.

¡¡¡ESTAMOS DE ANIVERSARIO!!!

¡¡¡ESTAMOS DE ANIVERSARIO!!!

Hoy, 12 de Julio del 2018, se cumplen 3 años desde que hicimos nuestra acta fundacional. 3 años de crecimiento como grupo, tanto por el número de personas como por la madurez que vamos aquiriendo, y por supuesto también a nivel individual.

Pero todo comenzó realmente unos 3 años antes, allá por el 2012 cuando algunas de las personas que estamos en Facilitasana aun estábamos formándonos en Facilitación de procesos grupales.

Hubo como una propuesta lanzada al aire por parte de Elías, que entonces era nuestro maestro y ahora es compañero, que decía… “estaría bien tener una asociación de facilitadores por esta zona ¿no?”. Y sí, aquella frase tan impersonal fue la semilla que fructificó en esta asociación.

En aquel momento andábamos tan… ¿cómo expresarlo? Sorprendidos, conmovidos, revolucionados y sobre todo entusiasmados con lo que estábamos viviendo en la formación, que necesitábamos compartirlo con el mundo. Era algo así como si nos hubiese tocado la lotería en tal cantidad de dinero que quisiéramos compartir el premio con todos. Así que empezamos la casa por el tejado.

El que escribe quería a toda costa replicar la formación en Cartagena para ir compartiendo lo que hacíamos en clase con familia, amigos y quién pudiera estar interesado. Pero dos compañeras, más sensatas que yo, Lola y Vita, me frenaron en ese momento.

Al año siguiente ya no pudieron contenerme y, cuando estábamos haciendo el nivel medio de nuestra formación, definitivamente lanzamos el primer curso que impartimos. Más bien fue un experimento y como conejillos de indias pillamos a las personas más allegadas y algunas otras locas que quisieron seguirnos.

Aun recuerdo la respuesta que tuvimos cuando convocamos la primera reunión para iniciar el curso. Aparecieron unas ¡30 personas! ¡No nos lo podíamos creer! Menudo “subidón” que nos dio aquello.

Y ahí que nos lanzamos. Al principio Lola, Vita y yo. Un poco más adelante Carmen. Y entre las cuatro sostuvimos aquella primera formación que como un alumno definió fue un “menú desgustación”.

Al finalizar aquel año, ya andábamos buscando nombre para el incipiente sueño. Nuestro nivel básico lo habíamos realizado en Vélez Rubio en el local de un proyecto llamado “Asana los Vélez” que sostenía Laura una compañera del curso y cofundadora. Así que aunando las palabras “facilitación” y “asana”, decidimos llamarnos FACILITASANA. Una bonita manera de honrar nuestros orígenes.

También por esa fecha, una alumna de nuestro laboratorio Cartagenero nos diseñó el logotipo que tenemos desde entonces. Nuestro “caracolillo” que nos ha acompañado hasta ahora.

Así que ya veis. Dando un curso prácticamente sin formación, con un nombre y un logo arrancamos aquel año. Fue en ese momento cuando al sumarse al proyecto otras compañeras (Aida, Clara, Pierre) dijimos… A ver, se supone que somos facilitadoras y conocemos qué dificultades suelen encontrarse los grupos. Así que, si nuestro proyecto va en serio ¿Por que no le ponemos unos buenos cimientos?

Eso hicimos, o al menos lo intentamos, y, usando la herramienta “Dragon Dreaming“, desde el 2013 hasta la fecha de constitución, nos “encerramos” en un proceso interno para soñar juntas el proyecto, buscando los valores que lo sostendrían, creando una visión y misión de grupo, marcando los objetivos, etc. En fin, aplicándonos nosotras mismas, lo que habíamos aprendido.

Y bien, aquí estamos. Lo que empezó siendo un proyecto de 4 personas ahora lo formamos 11. Usando todo lo que sabemos hemos sorteado crisis y conflictos, cómo no; hemos celebrado, inventado nombres y nomenclaturas para definir nuestra propia estructura (vinofop, “molones” en vez de holones…); hemos compartido risas y lágrimas; conmemorado la muerte de Rosenberg (uno de nuestros pilares práctico/teórico); hemos seguido formándonos en materias complementarias; despedido y honrando a compañeras que se han apeado del proyecto; y no sé cuantas cosas más.

Y desde este presente seguimos con la intención de proyectarnos a futuro. Creciendo en todos los sentidos, aprendiendo y enseñando, divulgando y compartiendo estos conocimientos, creando y diseñando nuevas herramientas, sosteniendo procesos propios y ajenos…, en pos de acercarnos aunque sea un poquito a nuestra “visión” de grupo que como ya sabréis reza:

“RESPETAMOS, ACOGEMOS Y CELEBRAMOS LA DIVERSIDAD DE LA VIDA, PARA DESDE LA CONCIENCIA Y EL CUIDADO DEL PLANETA, DE LAS PERSONAS Y DE UNA MISMA, CONTRIBUIR A LA EQUIDAD, EL BIENESTAR SOCIAL Y LA ARMONÍA EN EL MUNDO”.

¡¡¡¡SEGUIMOS!!!!

Pensando juntas el municipio que necesitamos.

Con el lema “La ciudad que queremos, el municipio que necesitamos”, durante este fin de semana han tenido lugar unas jornadas organizadas por la “Plataforma para un nuevo PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de Cartagena”.

Para el diseño y gestión de las mismas han contado con Facilitasana nuestra asociación. Esto nos ha puesto muy contentas al poder poner al servicio de esta organización nuestros conocimientos y habilidades. Hemos sido dos compañeras y yo mismo las encargadas de realizar este trabajo.

El objetivo último del evento era, básicamente, obtener un documento en el que se plasmaran los criterios que marquen las líneas generales por las que les gustaría que se rigiese el nuevo PGOU que el Ayto de Cartagena tiene que realizar.

La plataforma lo que pretende es activar la participación ciudadana para que sean los propios vecinos los que propongan en qué tipo de ciudad quieren vivir en un futuro. Por este motivo se convocaron a diversos colectivos de la ciudad tanto de dentro como de fuera de la Plataforma.

Estábamos muy contentas por la confianza depositada en nosotras, pero al mismo tiempo, estos trabajos siempre suponen un reto.

Las jornadas las dividimos en dos sesiones, una de análisis de la situación actual del municipio, y la otra para establecer criterios y hacer propuestas pensando en la habitabilidad y condiciones que les gustaría tener a medio o largo plazo.

Usamos diversas “herramientas” de facilitación de grupos, pero básicamente construimos el diseño sobre dos de ellas las “peceras” y el “espacio abierto”.

Uno de los momentos más bonitos del proceso se dio al principio de la segunda jornada. Les pedimos a las participantes que imaginaran que estaban en la Cartagena de dentro de 30 años. Que hicieran un alarde y se situaran viviendo en la ciudad de sus sueños.

Fue increíble el buen ambiente que se generó cuando a sugerencia nuestra iban hablando de los temas que les proponíamos como si todos los asuntos ya estuvieran resueltos y se “vieran” viviendo en esa Cartagena futura.

Habíamos construido un sueño común, teníamos el análisis de la sesión anterior y ya sólo nos faltaba ver que “pasos” se necesitaban dar para alcanzarlo.

Desde ahí las ideas fluyeron a raudales y con un ambiente de colaboración y participación muy, muy hermoso.

El resultado de nuestro trabajo a lo largo de las jornadas ha sido muy satisfactorio. Al menos así podemos concluirlo tras el análisis de las encuestas de valoración que pasamos al final del evento. No nos cansamos de aprender y este feedback es muy importante para nosotras en ese sentido.

Tanto las organizadoras como las mismas participantes se han quedado con ganas de más, y eso que el trabajo aun no está terminado. Digamos que las tareas de campo si se han cerrado, pero ahora toca traspasar toda la información recogida al documento que teníamos marcado como objetivo.

Ojalá los ayuntamientos en general y el de Cartagena en particular apostaran de verdad por procesos de este tipo que ilusionen y empoderen a la ciudadanía como forma de construir una sociedad más participativa, respetuosa y democráticaen las que las personas se sientan tenidas en cuenta.

Pensando juntas la ciudad que necesitamos. PGOU de Cartagena.

La plataforma “Por un Nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Cartagena”, en colaboración con la Federación de AA.VV, Consumidores y usuarios de Cartagena y Comarca ha organizado unas jornadas con el lema “LA CIUDAD QUE QUEREMOS, EL MUNICIPIO QUE NECESITAMOS” que tendrá lugar el Viernes 29 por la tarde y el Sábado 20 por la mañana del presente mes de Junio en la A.V. de la Urbanización Mediterráneo.

El objetivo principal de estas jornadas es definir colaborativamente los criterios que deben estar incluidos en el Avance del Plan General de Ordenación Urbana mediante un proceso participativo en el que se obtengan unas conclusiones que se materializarán en un documento con propuestas firmes que se presentarán en el Ayuntamiento de Cartagena.

Las Jornadas contarán con la presencia de un grupo de expertos en diferentes temas y con la presencia de los vecinos que son agentes fundamentales en el proceso participativo para definir lo que necesitamos en nuestro entorno a nivel de transporte, movilidad, contaminación ambiental o de suelo, zonas verdes, problemas de vivienda, entorno rural, etc.

Para el diseño y la gestión de las mismas, la Plataforma ha contado con la colaboración altruista de la asociación Facilitasana, un colectivo de profesionales que se dedican a la Facilitación de Procesos Grupales y que tienen su sede en Cartagena, aunque trabajan a nivel nacional.

Estamos muy contentxs de poner nuestros conocimientos al servicio de un evento tan relevante para la ciudad de Cartagena como este. Deseamos que tanto la participación como el resultado sean un completo éxito.

Jornadas PGOU Cartagena

¡Podemos aprender a comunicarnos!

Tenemos una esperanzadora noticia, “¡Podemos aprender a comunicarnos!”.

El desarrollo de la habilidad de la comunicación es un elemento clave para el poder personal. Nos ayuda tanto a mejorarlo como a impulsar nuestra calidad de vida y la de las personas que nos rodean.

Nos facilita las relaciones de manera armoniosa y cooperativas en las relaciones. Da paso a la mayor recompensa posible para todas las personas implicadas en cada conversación, en cada contacto humano y en cada colaboración, sea esta breve o a largo plazo.

TROBARTE

Cartel trobarte

El verano y sus rituales. El canal mundo y el canal universo

En facilitación hablamos del “canal mundo” para referirnos a determinadas situaciones que ocurren cuando estamos viviendo algo y afuera se manifiestan otros hechos que tienen que ver con lo que estamos viviendo y que entendemos que tienen significado. Pongo un ejemplo: estoy discutiendo con alguien en casa y no nos entendemos, hay tensión, no nos escuchamos; de repente el vecino empieza a hacer ruido taladrando en la pared. Eso es el canal mundo. Luego pasa un rato y ya la comunicación es más fluida, hay armonía, hay algo que se desbloquea; en ese momento recibo un WhatsApp de un antiguo amigo con el que tuve un pequeño enfado hace meses diciéndome de quedar, además un pájaro muy bonito se pone a cantar en mi balcón.

En el canal mundo todo está relacionado, es algo mágico que pasa y nos sorprende.

Pues en nuestras vidas también existe el CANAL UNIVERSO. Aquí sí sabemos lo que está por llegar, ya que pertenece a un ritmo del universo que se repite desde hace miles de años, en este caso nos viene el solsticio de verano, los seres humanos vamos a volver a vivir un punto de inflexión en nuestro sistema solar, hace seis meses vivimos el día mas corto del año y desde diciembre estamos teniendo cada día un poquito más de luz, ahora el jueves 21 de junio, cerca del día de San Juan y sus hogueras, vivimos el día con más luz del año y volvemos a empezar un nuevo ciclo de seis meses que nos llevará hasta el 21 de diciembre, el día mas corto.

El canal universo esta ahí, y nos influye como individuos y nos influye como grupos. La facilitación es el arte de saber interpretar lo que está pasando y está vivo en los individuos, grupos y sociedades. Ahora estamos abiertos a una estación de calor, luz, celebración, vacaciones, propósitos, amistad, etc. En este punto de inflexión de nuestro amado planeta nosotros como individuos y como grupos podemos hacernos propósitos y revisar nuestra visión para adentrarnos a este nuevo semestre que nos viene. Empezaremos con mucha luz pero luego vendrá el otoño y el invierno y serán momentos de recogimiento. Luego vendrá la expansión con la primavera y el verano y así un ciclo tras otro, año tras año estaremos conectados a los ciclos del planeta y de nuestro sistema solar.

El canal mundo nos habla, la naturaleza nos habla, las estaciones nos hablan y nos influyen.

Vamos a festejar San Juan, quememos lo que no nos sirve, hagamos nuevos propósitos y hagámoslo purificándonos en las aguas del mar. Hagámoslo en grupo con nuestras colegas. La facilitación también es vivir rituales con significado, estar abiertos a esa gran sabiduría ancestral que existe en todas las sociedades y que ahora podemos actualizar.

Donde no llegan las palabras llegan los símbolos y los rituales.

Traigamos a nuestros corazones la luz que en estos días llena nuestro planeta.

Relación Arte en Códigos del Arte

TALLER RELACIÓN ARTE, EN CÓDIGOS DEL ARTE

Constantemente nos relacionamos, en multitud de circunstancias y de diversas formas. Sin embargo pocas personas hemos recibido información y formación sobre cómo relacionarnos de manera satisfactoria, sana y ricamente.

Poner atención e intención en nuestras relaciones es uno de los caminos de transformación personal con mayor potencial y con infinitas oportunidades a diario.

Hacer grupo, equipo, pareja es un arte que no solo se consigue a través de la realización de tareas colectivas. La magia de sentirse parte de un grupo opera sutilmente en espacios informales y a la vez existen técnicas que facilitan el acceso a esa sensación y fomentan la sensación de grupo. Traeremos algunas de esas técnicas.

Con un estilo original de aprendizaje, creamos un espacio en vivo y en directo para detenerse sobre algunas características a la hora de relacionarnos.

Una invitación a dar un pasito en el sorprendente mundo de la facilitación de grupos.

Información y reservas : 664 095 934 (Pierre)

Facilitasana, equipo de transformación personal y grupal