En estos días en los que hemos vivido el solsticio de invierno, en estos días en donde nuestro planeta y nuestro sol completan un ciclo, en estos días una amiga se ha despedido de nosotros, durante estos días con la noticia de su muerte he sentido tristeza por su pérdida y alegría de reconocimiento por todo lo que me ha dado, lo que nos ha dado.

Yo y muchos de su alrededor la sentíamos como un referente de vida, una maestra de la vida y también de la muerte, de su propia muerte, era una persona activa y comprometida socialmente, firme, elegante, sonriente, siempre daba un plus a donde estaba y a las personas que estaban cerca de ella, con Pastora yo era más, con Pastora el grupo era más, ella con su presencia sumaba y todo subía de nivel.

Ella le dio la vuelta a su enfermedad haciéndose mas grande con ella, mirando a la muerte de tú a tú, sin complejos y siendo referente para muchas personas a través de la asociación Amanecer dedicada al duelo, porque Pastora era así, de todo y en todo se hacía grande.

Ahora tras su marcha recuerdo todo lo que broto en mí gracias a ella y siento que todo esto está enraizado y Pastora vive en mí y en nosotros. Me siento dichoso por haberme dejado impregnar de su maestría de vida.

Un ciclo ha terminado aportando sabiduría para que otro nuevo ciclo empiece renovado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial